viernes, 11 de diciembre de 2009

REGÁLATE UN PREMIO


Tanto el ganador como el finalista de la última edición del Premio Odisea de Literatura esconden un viaje por las emociones y sentimientos de cada uno de los personajes. Rubén Mettini y Cristina Martínez han sabido reflejar a través de sus personajes la diferentes actitudes que tomamos ante la vida.

TRES NOCHES - GANADOR XI PREMIO ODISEA

Según Rubén Mettini, "Tres noches son dos novelas en una. Dos voces en las antípodas. Una serena, otra desenfada. Una tristona, otra divertida. Una novela que plantea los interrogantes y otra que da la solución de los enigmas". Avalado por la crítica catalana y con un buen número de premios a sus espaldas, Mettini es un enamorado de las palabras: "Cuando uno trabaja con otra lengua, al margen del significado, las palabras ganan peso sonoro. Y la escritura adquiere un valor algo preciosista".

Tres noches son dos novelas en una. Una tristona, otra divertida.


En la novela de Mettini, Álex tiene tres noches para recuperar los recuerdos de toda una vida. Tres noches para volver a sentir el calor de una caricia. El olvido une a estos dos desconocidos que nos sumergen en sus conmovedoras historias a través de caricias cautelosas y besos furtivos.
Un conmovedor y brillante relato capaz de envolvernos en la atmósfera de esa habitación en la que los amantes desconocidos intentan recuperar los recuerdos de una vida a través de cautelosos roces.

MEDIAS NARANJAS - FINALISTA DEL XI PREMIO ODISEA

"La sinceridad es el ingrediente más importante del libro. Los personajes sienten y padecen de manera muy visceral, muy auténtica, aunque no siempre estén dispuestos a reconocerlo" afirma Cristina Martínez sobre los personajes de Medias Naranjas. La novel autora siempre ha vivido la escritura como algo natural y pronto sintió el impulso de plasmar en palabras sus ideas y sentimientos. Esfuerzo que le ha valido ser la finalista del XI Premio Odisea de Literatura.

La sinceridad es el ingrediente más importante del libro. Los personajes sienten y padecen de manera muy visceral, muy auténtica.


Medias naranjas es un original viaje a través del futuro y pasado de los personajes, en el que la autora nos descubre las inquietudes y anhelos de los protagonistas. La cueva es el punto de encuentro en el Madrid castizo donde se reúnen Manuel y su incapacidad para tomar las decisiones que realmente desea; donde Ana conoce a Luis y no entiende porque éste no se lanza; donde Eva calla su amor y toma la decisión de huir lejos para no hacerle frente; donde Paloma ve convertirse su amor en su peor angustia; y donde Luis debe hacer frente a si mismo.

Ya sabes, estas Navidades regálate un Premio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada