jueves, 6 de mayo de 2010

"La historia de Unai es universal, cualquiera de nosotros podemos caer en las manos de alguien tan sutil y manipulador como Enrique"

El mundo en una botella es la primera historia que Odisea Editorial publica sobre el grave problema del maltrato físico y psíquico entre parejas homosexuales. El autor catalán Frederic Mayol se atreve a denunciar estos graves hechos a través de la historia de Unai.



El mundo en una botella pone de relieve un grave hecho por desgracia cada vez más frecuente: El maltrato entre parejas homosexuales, ¿por qué has decidido tratar este tema tan duro en tu primera novela?
Hace algún tiempo escuché una noticia por la radio en la que un chico había denunciado a su pareja por maltrato y había pedido protección como víctima de violencia de género pero se la negaron con el argumento de que, en una pareja del mismo sexo no hay violencia de género porque ningún miembro de la pareja está en condiciones de inferioridad. Me pareció injusto, dejaron a ese chico destrotegido.
Enseguida tuve claro que quería escribir sobre ello en mi primera novela para adultos en castellano, quería denunciar esta realidad que está allí aunque no salga a la luz pública. Una realidad que quién la vive lo hace en silencio, escondiéndose, por miedo, por vergüenza y porque no encuentra apoyo en el exterior o no sabe dónde buscarlo.

Tu novela demuestra que los homosexuales aún estamos desprotegidos ante muchas situaciones, como por ejemplo ante situaciones de violencia doméstica. ¿Confirma este hecho que aún nos quedan muchos derechos por alcanzar al colectivo LGTB?
No creo que sea una cuestión de alcanzar derechos, si no, simplemente, de que no haya ningún tipo de discriminación, de ser reconocidos como cualquier otra persona. Quiero decir que, si somos ciudadanos de este país, pagamos nuestros impuestos, cumplimos con nuestros deberes y ejercemos nuestros derechos, ¿por qué tengo que reclamar lo que por ley es mío?
No debería ser así, y si aún sucede, es porque quizá la sociedad o la clase política no está tan avanzada como queremos pensar. Creo que es por este camino que debemos luchar, por el de la educación y el respeto a las diferencias y no solo respecto al colectivo LGTB si no respecto a cualquier colectivo que esté en condiciones de inferioridad de derechos civiles.

"Debemos luchar por el de la educación y el respeto a las diferencias, no sólo del colectivo LGTB si no de cualquier colectivo que esté en condiciones de inferioridad de derechos civiles".


Cómo definirías estas agresiones, ¿violencia de género o violencia doméstica?
Como he dicho antes, oficialmente el maltrato en una pareja del mismo sexo no se considera violencia de género al no haber un hombre y una mujer. No sé muy bien como definiría este maltrato. En todo caso sí que es violencia doméstica porque se produce dentro del hogar, un lugar dónde, en teoría, deberíamos encontrarnos a salvo. Por eso lo hace aún más terrible.

El protagonista de tu libro se da cuenta que está siendo maltratado psicológicamente gracias a un libro, ¿crees que tu libro ayudará a alguien que esté atravesando una situación parecida a la de Unai?
En cierto modo Unai era consciente que la relación que tenía con Enrique no era del todo sana, que alguna cosa no funcionaba bien y le hacía sentirse desdichado, pero no acababa de identificar qué era. Es cuando lee un libro sobre una mujer maltratada que se ve reflejado en ella y puede identificar y poner nombre a lo que le pasa.
Espero que si a alguien le ocurre lo mismo, el libro le sirva para identificarlo, para reflexionar y darse cuenta que no está solo, que puede buscar ayuda en el exterior, que siempre habrá alguien dispuesto a echarle una mano.
También espero que el libro sirva a cualquier persona, aunque no sea del colectivo LGTB, a darse cuenta que hay otra realidad totalmente desconocida sobre el maltrato.

A pesar de las continuas vejaciones y maltratos, aún sabiendo que está siendo maltratado, ¿por qué Unai se empeña en defender a toda costa a Enrique?
Unai está muy enamorado y se niega a ver la realidad. Enrique ha sido muy hábil, nunca le ha puesto la mano encima, sin embargo ha ido anulando sutilmente la voluntad de Unai hasta el punto que Unai no concibe su vida sin Enrique y prefiere callar y aguantar porqué no quiere quedarse solo en la vida.
Unai le defiende de cara al exterior porqué le da vergüenza que sus amigos, que le creen fuerte e independiente, vean que en realidad está totalmente sometido a Enrique y que es incapaz de dar un paso si él no lo aprueba. No obstante, interiormente, la lucha que mantiene Unai consigo mismo es brutal y se odia por no ser capaz de dar carpetazo a una relación enfermiza que le está destruyendo.

¿Por qué elegiste este título para la novela?
El título lo tuve claro desde el principio, incluso antes de escribir la novela. En el momento que la historia de Unai fue cobrando vida en mi cabeza me di cuenta que no podía tener otro título.
El mundo en una botella hace referencia a cómo se siente Unai. Para él la vida se ha ido reduciendo más y más hasta convertirse en un pequeño espacio desde donde ve el mundo pero no puede interactuar con él. La botella es su pequeña cárcel de cristal.



¿A quién recomendarías El mundo en una botella?
Se la recomendaría a cualquier persona, no considero que sea una novela para un público exclusivamente homosexual ni masculino.
La historia de Unai es universal, nos puede pasar a cualquiera de nosotros en cualquier momento. Sin darnos cuenta podemos caer en manos de alguien tan sutil y tan manipulador como Enrique.

¿Cuál es el último título que te has leído?
Es una novela de Francesc Miralles titulada 'Tant de bo fossis aquí' (Ojalá estuvieras aquí) publicada en 2009 en catalán, no sé si se ha traducido ya al castellano. Es la historia de un arquitecto de éxito que ve como su vida se desmorona cuando su esposa lo deja el mismo día de su cumpleaños y el camino que sigue para poder salir adelante.
Ahora mismo estoy leyendo un libro juvenil titulado Génesis de Bernard Beckett. La verdad es que devoro los libros, leo mucho.

¿Algún autor fetiche o que te entusiasme su manera de escribir?
No tengo ningún autor fetiche concreto pero sí algunos escritores de los que me gusta leer todo lo que publican. Destacaría Paul Auster y David Leavitt, sobretodo El lenguaje perdido de las grúas, que me marcó de una forma especial. De autores nacionales, Eduardo Mendicutti me entusiasma por su fino sentido del humor y la agilidad que tiene a la hora de escribir. Terenci Moix también es uno de mis referentes.
Y en el ámbito juvenil, sin duda, Dolors Garcia i Cornellà, a quien debo el hecho de haber empezado a escribir de una forma más profesional.

Adelántanos algo a cerca de tus nuevos proyectos.
Ahora mismo estoy inmerso en la corrección de mi tercera novela juvenil, sin embargo ya dando vueltas a una nueva historia, de la que tengo algunas páginas escritas, y que girará entorno al acoso que sufre un chico en la escuela por el hecho de ser “diferente” al resto de sus compañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada