jueves, 29 de marzo de 2012

¿HUBIESE SIDO TODO MÁS SENCILLO SIENDO HETERO? ENTREVISTA CON FELIPE GINER GRAN, AUTOR DE 'QUIERO SER HETERO'

Felipe Giner se quita la coraza que protege su corazón y su alma para descubrirte, de la manera más sincera posible, una vida repleta de sufrimiento y dolor. La vida ha sido injusta con Felipe, muy injusta; decenas de relaciones fallidas, problemas con el alcohol y las drogas, discusiones familiares dantescas, y su infructuosa búsqueda del verdadero y sincero amor.

¿Hubiese sido todo más sencillo siendo hetero? ¿Los heteros lo tienen más fácil? Esta es la pregunta que siempre atormentará a Felipe. Sus deseos por convertirse en un feliz heterosexual lo persiguen desde casi su más tierna infancia. Los libros de autoayuda y las horas de terapia no han servido para nada, por eso con esta primera novela Felipe Giner quiere expurgar sus sentimientos para reafirmarse en que todos somos iguales. Entrevistamos al autor noveldense para descubrir porqué quiere ser hetero.


¿Cómo surgió la idea de escribir esta autobiografía tan íntima y personal?

Siempre he sido un luchador tanto a nivel personal como a favor en la defensa de la igualdad de las personas sin que importe su orientación sexual. Necesitaba trasmitir al mundo mis experiencias y sentimientos, que a pesar de haber sido duras creo que pueden ayudar a otras personas que puedan verse en alguna de las tesituras que he conseguido superar, aprender y pensar también de una manera más positiva.

¿Crees que tu novela puede ayudar a mucha otra gente que aún no se siente aceptada por su condición sexual?
Por supuesto que sí. Lo creo profundamente, además estoy seguro de que la lectura del libro probablemente implique a muchas personas que se sientan identificadas con alguno o varios pasajes de mi vida que describo en él. Es cierto que en la actualidad la sociedad ha progresado y eso facilita mucho la aceptación personal, pero por desgracia todavía siguen existiendo jóvenes que deciden optar por caminos equivocados o incluso a veces llegar a pensar en el suicidio, incluso consumándolo. Espero que el libro pueda ayudar y aportar positividad para todos y todas.

¿Cómo crees que influirá QUIERO SER HETERO en tu carrera como actor?
Sinceramente no lo sé y tampoco me preocupa demasiado, es una muestra de mi espíritu guerrero que lidia contra las adversidades que se ponen en nuestro camino, en este caso concreto por la dificultad que conlleva llegar a conseguir trabajar en el mundo del cine. Puede ser arduo y complicado abrirse camino como actor pero es un sueño que desde mi adolescencia he querido alcanzar y ahora comienzan a verse los primeros frutos.

¿Quién fue la primera persona que leyó QUIERO SER HETERO y cuál fue su reacción?
Un licenciado en historia medieval que además trabaja en el ámbito jurídico, Fulgencio Munuera. Lo conozco personalmente y sabía que su crítica literaria iba a ser objetiva y concreta por lo que decidí mostrarle un borrador. Me comentó que “había tenido que parar de leer porque llegaba tarde a un evento y en cuanto llegó a casa continuó de un tirón”, además añadió que era raro en él aun siendo una persona amante de la lectura leer el libro en un mismo día.

Reconoce que el título llama la atención. ¿Por qué has elegido este título para tu primera novela autobiográfica?
Es cierto que titular mi libro como “Quiero ser hetero” resulta un tanto provocativo, pero a la vez pienso que interesante. Tiene un motivo concreto que se desvela en uno de los capítulos de la novela. Sintetizando la explicación es un sentimiento que me perseguía desde niño creyendo en la “normalidad” que por los años ochenta entendía y deseaba conseguir debido a mi educación religiosa, de alguna parte importante de la sociedad, de la discriminación, homofobia y del bullyng (acoso escolar) que sufrí por ser gay, sin olvidarlos de mi “extremada” sensibilidad.

"Cuando sufrimos una caída hemos de tener la valentía para poder tener la suficiente capacidad de levantarnos y seguir luchando por aquello en lo que creemos".

Narras episodios bastantes escabrosos en QUIERO SER HETERO, ¿cuál ha sido el momento más difícil de recordar?
Sin duda en la redacción del libro a pesar de mi esfuerzo por contener mis lágrimas, no pude evitar emocionarme y que me resultase extremadamente doloroso volver al pasado para plasmar la primera vez que intenté quitarme la vida, con todo lo que ese episodio desagradable hizo sufrir a las personas que me amaban, entre ellos por su puesto mi famila.

¿Te arrepientes de algo de lo que nos cuentas en tu novela?
Sí y no. Reconozco que si me lamento de alguno de mis actos que han conllevado dolor personal y familiar, pero no me arrepiento porque gracias a los momentos duros que he tenido que superar en la vida, he adquirido la creencia de que lo más importante es aprender. Cuando sufrimos una caída hemos de tener la valentía para poder tener la suficiente capacidad de levantarnos y seguir luchando por aquello en lo que creemos.

¿Cómo crees que puedes ayudar al colectivo LGTB con tu novela?
Sobre todo pienso en la amplitud de experiencias que trato en “Quiero ser hetero” que pueden aportar por un lado a padres y madres de personas LGTB a comprender como pueden llegar a sentirse sus hijos que les es dificultoso aceptarse a si mismos y sobre todo a las personas del colectivo que puedan entender lo que pasa por las mentes humanas que tantas malas pasadas nos juega en ocasiones y llegar a esas personas que estén sufriendo en silencio y no sean capaces de pedir ayuda. Creo que puede lanzar un rayo de luz en la oscuridad por la que inconscientemente están atravesando una lucha interna, sin olvidar el capítulo en el que hablo de un tratamiento existente que puede prevenir en determinados casos el contagio del VIH y que por unos motivos u otros a pesar de estar aprobado por el Ministerio de Sanidad desde 2008 no ha sido suficiente la información hacia la ciudadanía ni a los profesionales de la salud.

¿Qué otros proyectos tienes en mente?
Soy bastante deseoso de ayudar a los demás y seguro que habrá una secuela de mi libro donde amplíe más experiencias, sentimientos y emociones desde el corazón que probablemente en esta primera parte puedan haber quedado en el tintero. Además me gustaría escribir alguna novela no personal sobre hasta dónde es capaz de llegar el amor. Uno de mis proyectos inminente todavía no puedo desvelarlo pero probablemente este verano sabremos de él. Además continuaré mi lucha en favor de todos y todas para dar a conocer el tratamiento profiláctico existente contra el VIH y la estigmatización que sufren los afectados por este virus.

¿Cómo te has sentido en tu faceta de escritor?
La verdad es que llevaba años pensando en escribir pero no era constante, comenzaba y me rendía pronto. Esta vez en la que me puse como meta terminar mi primera novela autobiográfica he experimentado una gran satisfacción personal con el acogimiento que incluso antes de que el libro fuese editado las personas han tenido hacia mi, alentándome de que mi libro podía ayudar a mucha gente.

"Llevaba años pensando en escribir pero no era constante, comenzaba y me rendía pronto". 

En tu novela denuncias que un hospital alicantino te negó la atención tras haberte podido contagiar de VIH, ¿has tomado medidas al respecto?
Sí por su puesto. A pesar de los “daños colaterales” que han derivado de mis actuaciones personalmente y hacia mi familia, creo que es un tema muy grave en la que todos y todas deberíamos unirnos. Por una parte llevo desde octubre de 2010 cuando esto sucedió intentando solventar el problema con el hospital, pero al ver su negativa a aceptar su error en los protocolos establecidos y enmendarlo, decidí denunciarlo ante el “Sindic de Greuges de la Comunitat Valenciana” que es un organismo similar al defensor del pueblo en otras comunidades, trasladarlo al Observatorio de Derechos Humanos y VIH/sida que fueron los primera en apoyar la denuncia pública ante los medios de comunicación. A partir de ahí se han abierto puertas y descubierto que mi caso no es aislado sino que en investigaciones de medios como “EL PAÍS” o “RADIO NACIONAL DE ESPAÑA” han observado cómo está ocurriendo en otros hospitales de España. También he tomado medidas políticas aunque no han sido muy fructuosas por el momento y se ha conseguido que el Hospital de Elda abra un “expediente informativo para depurar posibles responsabilidades” del cual todavía no he obtenido respuesta, por lo que ya he iniciado trámites para recurrir si fuese necesario a la vía judicial persiguiendo la defensa de los pacientes y ciudadanos según la Ley General de Sanidad y la Constitución Española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada